martes, 13 de octubre de 2015

Emirates A380 featuring Jennifer Aniston

El mejor comercial que he visto en años.




miércoles, 30 de septiembre de 2015

Pinturas abstractas

Mis últimos trabajos
























sábado, 26 de septiembre de 2015

Prevenir embarazo en adolescentes


El embarazo de las adolescentes es uno de los pilares de la pobreza. Apoyemos la educación sexual dentro del hogar y en las escuelas. Basta de hipocresías y tabúes.














Papa Francisco ofrece discurso ante el Congreso de EEUU


No importa a qué religión pertenezcas. Es un mensaje para todos. Palabras certeras y conmovedoras.








sábado, 19 de septiembre de 2015

Agua para hoy y sed para mañana





En los últimos años hemos leído y escuchado, muchas veces, que el agua potable del mundo se acaba. ¿Esto es verdad o solo un mito?
Lo cierto es que las aguas subterráneas están disminuyendo y de ellas se abastece el 30% de la población. También es cierto que los desiertos se amplían, ocasionando falta de lluvia y que el ingenio y recursos del hombre han hecho poco para resolver esto. Se ha derrochado el recurso hídrico por milenios pero, ante el crecimiento constante de la población, el despilfarro no ha disminuido. Predomina la actitud de delegar el problema en la generación siguiente. Es más, las industrias continúan haciendo dinero consumiendo agua, muchas veces procesada para consumo humano, sin control de nadie.
El tema no es responsabilidad de unos u otros, es responsabilidad de todos. Los países desarrollados, en pos de ese desarrollo, han dilapidado recursos naturales, entre ellos el agua que era de todos. A los países más pobres se les hace pagar las consecuencias y se les exige un consumo racional de esos recursos. O sea, los que menos tienen, ahora deben invertir más para poder consumir. Ironías de esta civilización tan deshumanizada.
Lo cierto es que mientras algunos se ponen las manos en la cabeza y tratan de llamar la atención sobre el tema, muchos más arrojan basura a los ríos y las industrias continúan contaminando las aguas subterráneas con sus desechos. O sea que, mientras unos pocos se preocupan, la gran mayoría desperdicia y malgasta los recursos hídricos.
Cada día somos más los que habitamos la tierra, o sea, el agua existente debe repartirse entre más sujetos. También consumimos más de las industrias que seguirán creciendo. Donde se consume más agua es en los cultivos de alimentos, que deben aumentar para satisfacer las necesidades de una población creciente.
Según datos de la UNESCO el uso del agua a nivel mundial es el siguiente: Cultivos 70%. Industria 22%. Consumo humano: 8%.
 La mayor cantidad de agua dulce se concentra en  casquetes y glaciares polares, que al derretirse corren permitiendo que se mezcle con el agua salada del mar.
Y para los que piensan en soluciones tecnológicas futuras, les recuerdo que desalinizar requiere de tecnología y alto consumo de energía eléctrica, muy costosos ambos requisitos, y lógicamente esto encarece el agua producida. Los países árabe, muy ricos, que deben recurrir actualmente a la desalinización, buscan alternativas menos costosas permanentemente.

Este tema en los medios interesa solo a minorías, la mayoría no se preocupa porque los recursos se acaben, al menos mientras ellos estén en este mundo. La responsabilidad social no ha sido convenientemente estimulada desde la infancia.  Aunque hay muchos movimientos que se ocupan de medio ambiente, el trabajo eficiente es llevado a cabo solo por unos pocos.  

sábado, 15 de agosto de 2015

lunes, 3 de agosto de 2015

Isabel Allende hoy. El amante japonés.





jueves, 30 de julio de 2015

Mis libros

Mis libros están en Amazon












miércoles, 29 de julio de 2015

Mis pinturas

Me gustaría recibir sus comentarios


Un poco tarde he descubierto este mundo de los pinceles y el acrílico y lo disfruto mucho.

























jueves, 23 de julio de 2015

Solos mi Whatsapp y yo



Mucha gente ha reemplazado el teléfono con el Whatsapp. Eso es práctico en circunstancias específicas, pero absurdo en las relaciones familiares o de amistad. Es más fácil porque compromete menos tiempo y esfuerzo, pero esto evidencia menos atención e interés.
El teléfono reemplazó el encuentro periódico con amigos y seres queridos y las relaciones nunca volvieron a ser lo mismo. El abuso del Whatsapp es aun peor y nos llevará al aislamiento. No podemos reemplazar con un mensaje impersonal emitido sin esfuerzo, o redactado mientras hacemos otras cosas, el valor que tiene en las relaciones escuchar la voz del otro, reír, acotar y divagar a través del teléfono. Menos aún pueden remplazar estas dos cosas la experiencia de compartir ambiente, música, silencios, un café o una copa de vino viendo la cara del otro, leyendo en sus ojos sus emociones, o sintiendo su mano sobre la nuestra.
Nos hemos vuelto cómodos, perezosos y automatizados, y estamos pagando el precio sin detenernos a pensarlo demasiado. Nos estamos aislando cada día más en esta fantasía de estar más y mejor comunicados. Estos medios tan útiles en muchos casos, nos privan de la información complementaria, indispensable en las relaciones afectivas. Por eso cada vez hay más gente lamentando sentirse solos, a pesar de las redes sociales, y el whatsapp. Hemos caído en el grave error de creer que esas relaciones son equivalentes al contacto cara a cara.
A las personas que me importan les envío whatsapp y fotos pero, pero periódicamente las llamo por teléfono, y si me lo permiten tomo la iniciativa e insisto en programar un encuentro.


viernes, 3 de julio de 2015

Frases para reflexionar.



Si encuentras una piedra bríncala.
A camino largo pasito corto.

Aprende a elegir el camino más corto. No desperdicies tiempo y esfuerzo que puedes utilizar en tu propósito.

La incapacidad de tomar decisiones nos hace vivir estancados.

Un hombre que prospera en su propia tierra no tiene por qué dejarla

Pasamos la vida simulando ser felices y mientras tanto dejamos pasar la oportunidad real de serlo.
El cerebro economiza esfuerzo y dolor y actuamos como perezosos.

Creamos un mundo light porque tenemos una perspectiva light.

Si perdonas toma en cuenta que el que regresa nunca es igual al que se fue

Estados Unidos es un país enamorado de la libertad pero temeroso de sus consecuencias.

Madurar implica abandonar certezas que han cobijado nuestra infancia. Descubrimos entonces que no siempre ganan los buenos y que la verdad no siempre triunfa.
Cuando un escritor publica su obra los lectores se apropian de ella. Así es como cada lector reescribe la novela.

domingo, 21 de junio de 2015

VIVIR PARA SER FELIZ.-Después de los cincuenta.


La dificultad de envejecer con dignidad

El aumento de la población de más de sesenta años ,en los últimos años, es un hecho admitido por todos pero atendido por muy pocos.

Internet tiene ventajas y desventajas, pero no cabe duda que en la red se reflejan los intereses de nuestra sociedad. Navegando he podido apreciar que abundan páginas ofreciendo consejos a personas de cincuenta años. En torno a esa edad se agita un gran mercado  que estimula a ejercitarte, vestirte y peinarte de determinada manera. Inclusive inducen a realizar algunos “arreglos” que faciliten el rejuvenecimiento. Informan que si estás solo aún estás a tiempo de buscar compañía, si estás acompañado, pero los hijos han emprendido su propio camino, puedes regresara a esos proyectos que dejaste pendientes. Todo es posible aún. Pero parece que el fin de la vida plena se presenta al pasar esa barrera de los gloriosos y prometedores cincuenta. Pocos sitios se ocupan de los sesenta años en adelante. Es más, parece que los de sesentones no existen.  Después de pasar los cincuenta los comentarios y consejos se dirigen a las personas mayores en general, uniformando sus capacidades y potencial de interacción con el medio ambiente.

Según parece a los sesenta se atraviesa una barreta importante, ya no piensas como a los cincuenta que puedes emprender tareas pendientes porque no tienes la energía y debes concentrar la energía que te resta en sobrevivir. Esto lo deduzco porque todos los consejos orientan a una vida de cuidados, práctica de ejercicios regulares pero moderados, dietas y prevención de enfermedades propias de la vejez.

Se ha llamado tercera edad, a la última década de la vida, cuando ciertas capacidades han disminuido, dando lugar a cambios físicos y emocionales. Pero no todos los individuos envejecen de la misma forma y la expectativa de vida, sobre todo de vida útil, se ha ido extendiendo. Por un lado los nuevos hábitos saludables han permitido a las personas mantenerse activos, interactuando con su medio, produciendo más allá de los setenta años. Por eso ahora se habla de una cuarta edad.

La mayoría de las personas llegan a esta edad, lúcidos, activos, interesados por el mundo que los rodea. Es una etapa formidable para desarrollar actividades sociales, reunirse periódicamente con los amigos, utilizar la experiencia para participar en grupos que trabajan en proyectos productivos para la comunidad. Esta actitud permitirá superar mejor algunos contratiempos de salud que puedan presentarse. Eso de inventarse limitaciones “porque no estoy bien”, ya no está de moda.

Tener grupos para compartir proyectos, protege de la depresión que suele afectar en esta etapa, depresión muchas veces motivada por la forma en que son tratados por su entorno. Las personas de setenta son invisibles, percibidos muchas veces como mercancía vencida, inclusive por familiares. Y lógicamente resulta frustrante, es doloroso, saber que lo que tienes para ofrecer no es necesitado.

A los setenta es más probable sufrir pérdida de amigos y familiares,  no solo por fallecimiento, también por discapacidad. Personas con las que se han compartido experiencias únicas, se van y se llevan parte de esos momentos compartidos.

A medida que transcurren los setenta disminuye la preocupación por las arrugas y preocupa más no poder ubicar de inmediato el carro en un estacionamiento. El fantasma más aterrador de esta generación  tan informada, es el Alzheimer.

Pertenecemos a una generación que no tuvo los beneficios de la generación pasada y tampoco de los que nos siguen. Nos tocó ser eficientes y criar hijos no solo con afecto y autoridad, debimos cargar el manual de psicología frente a los ojos. En esa época las deficiencias de los hijos se atribuían a los padres (algunos hijos han hecho de esto una letanía para justificar sus desaciertos). Fuimos parte de una generación intermedia bastante maltratada por los cambios. Nos casamos con las expectativas antiguas y nos divorciamos a la moderna. Las mujeres salimos a trabajar atosigadas por los mayores y los retrógrados, que nos querían regresar a la casa. Y no tuvimos la libertad de los padres de hoy, que enseñan a sus hijos a respetar sus espacios y pueden hacerlos responsables por sus acciones.

Los setenta, solos o acompañados, pueden ser muy buenos. Pero depende de nuestra actitud, porque estamos bastante solos para abordarlos , explorando un territorio desconocido, para nosotros y para los que nos rodean. Lo mejor es dejarnos guiar por un principio que nos ha permitido llegar hasta aquí con una cierta sonrisa, y es que en el fondo todo se resume en el propósito de vivir con dignidad.   

domingo, 31 de mayo de 2015

CÓMO DEJÉ DE FUMAR


CÓMO DEJÉ DE FUMAR

Esta fue sin duda una de las decisiones más importantes de mi vida.

He sido fumadora de más de 1 cajetilla diaria desde muy joven y logre dejar el hábito hace muchos años. Fui una de esas personas a quien nadie creía capaz de dejar de fumar. ¿Cómo y cuándo lo hice? Cuando realmente sentí que debía hacerlo, no porque me lo pidieron o aconsejaron, fue un propósito personal. Me propuse el desafío en privado, eliminando todo cigarrillo, o residuo del mismo a mi alcance, procurando evitar la compañía de fumadores por unos días (cuando lo hice este objetivo no era tan fácil).

El deseo incontenible de fumar es proporcional a la cantidad de cigarrillos que se consumen a diario, por eso es conveniente disminuir la cantidad de cigarrillos unos pocos días antes de la fecha en que se abandonará, sin esforzarse, sin sufrir la carencia, simplemente fumar solo cuando se siente el deseo y no porque sí. No pensar todavía que ya se está dejando de fumar, porque no es cierto, esto sirve solo para disminuir la necesidad del humo cuando realmente se ha dejado. No recomiendo dejar de fumar progresivamente, no conozco ningún caso exitoso con este método.

El primer paso fue no fumar por 24 horas. Es el más difícil ,por lo tanto, el momento clave. Decidí no fumar al levantarme por la mañana, lo hice a propósito porque podía sumar a la abstinencia de esa noche. Si se logra dormir ese día sin haber aspirado una bocanada se ha avanzado más del 40% en el camino, algunos dicen que el 50%, por lo tanto ahora se trata de no perderlos.  Luego se continúa poniendo como meta las siguientes 24 horas, hasta llegar a completar la semana. Esta semana es clave. Las veces que se desea fumar  durante el día han ido disminuyendo, pero el deseo es fuerte aún, parece que algunos momentos están más reforzados por el hábito. Pero aclaro que las tres o cuatro veces al día en que todavía se desea el cigarrillo, la intensidad es grande pero breve. Descubrí desde el principio, con alivio,  que la ansiedad por fumar era frecuente pero duraba poco. No necesité tomar ningún relajante, solo traté de mantenerme ocupada. Algunos actúan con omnipotencia, conviviendo con quienes fuman a su lado, esto dificultará el plan ya que se está fumando pasivamente.  Se debe eliminar el cigarrillo 100% y pasar por el síndrome de abstinencia en sus distintas fases.

Ahora llega el momento de transitar por la alfombra roja. Al completar la primera semana comenté públicamente que estaba dejando de fumar. ¿Por qué esperé una semana exitosa? Porque me sentía fuerte, me sentía capaz, sabía que había superado pruebas difíciles en los últimos siete días y estaba lista para soportar cosas como: “si no lo veo no lo creo”, “ahora me vas a empezar a fastidiar para que yo lo deje”,  sonrisitas burlonas, etc. Aunque no lo crean pocas personas apoyaban correctamente el intento, no estaban dispuestos, ni a dejar de echarte el humo encima  (“esa es tu decisión, no me molestes”) y lo que es peor, los que no valoran el enorme esfuerzo que estás haciendo porque no tienen idea de qué se trata, pero opinan subestimando tu conducta. Les pinto el peor panorama porque en mi caso lo viví bastante parecido.

Les aseguro que después de esta semana las cosas son más fáciles, porque te has fortalecido,  además han asumido un compromiso público y eso ayuda.

El deseo de fumar se va distanciando, hasta pasar meses sin sentirlo, pero puede durar años, por un momento breve. Increíble pero nuestras células tienen memoria. Aspirar el humo ajeno es una forma de fumar, pero no les afectará con el tiempo.  Al principio se debe evitar. Después de un mes lo toleré sin graves consecuencias, claro sin abusos, y si al día siguiente sentí algo fue muy leve.

Les recuerdo que la nicotina puede provocar dependencia física o psicológica o las dos al mismo tiempo. La más fácil de vencer es la dependencia física. Creo que la dependencia psicológica es la más dura de combatir. Cuando pasaba por la experiencia comenté varas veces que me sentía abandonando a un mejor amigo. Muchos se rieron porque no entienden. Pero así es, hay que hacer el duelo también. En cuanto a la dependencia física se facilita con ayuda médica. Cuando se combinan las dos formas de dependencia, como ocurre casi siempre, con predominio de una, el malhumor es frecuente, por eso busque ayuda con un relajante que no sea adictivo, haga ejercicio, recurra a té y productos naturales si es posible. El peor enemigo es la impulsividad, el mal ambiente en las relaciones en su entorno, falta de comprensión y apoyo. Por eso para alcanzar el éxito hay que recordar que se trata de vencer una adicción que ha sido aprobada socialmente por muchos años, y no perder jamás de vista que es un proyecto personal, donde la beneficiada es una misma. No importan las provocaciones, no las use como excusa para da rienda suelta a la impulsividad.

Salí de la experiencia con mi autoestima muy fortalecida, lo cual me permitió resistir en otros combates con más confianza. Tan convencida estoy de que es un proyecto de superación personal que no me puse en plan de predicadora aconsejado no fumar a diestra y siniestra. Hace tiempo no siento deseos de fumar ni esporádicamente y es más confieso que me desagrada sentir el olor del cigarrillo, por suerte éste hábito pierde cada día más seguidores.