jueves, 25 de septiembre de 2008

MEJORA TU AUTOESTIMA

De manera sencilla podemos decir que nuestra autoestima depende de la valoración de la imagen de nosotros mismos. Esta valoración la vamos gestando desde muy pequeños, en gran parte como resultado de nuestra relación con los demás. ¿Cómo nos ven? ¿Cómo nos tratan? El trato humillante y la violencia contribuyen a destruir la autoestima en los niños. El fracaso en muchos casos está precedido de una autoestima baja. El éxito está vinculado a una percepción positiva de sí mismo. ¿Recuerdan la película de Spielberg, El color púrpura? Una frase ha quedado gravada para siempre en mi memoria. Cuando Celie, la protagonista que ha sido maltratada y abusada desde su infancia, da indicios de querer liberarse y salir adelante, su maltratador le dice: Eres pobre. Eres negra. Eres fea. Eres mujer. No eres nada... Muchos conceptos feministas han sido ridiculizados porque se los percibe desde una confrontación de sexos, no se los analiza desde el punto de vista de la baja autoestima que se ha inculcado en la mujer a través de la historia, minando su confianza en sí misma y relegándola a papeles secundarios. O lo que es peor considerando “secundarios” ciertos roles que ha asumido la mujer tradicionalmente, como el cuidado del hogar o la crianza de los hijos. Esto se complica aún más cuando algunas mujeres asumen por completo el rol de personajes secundarios y se dedican a dragar con críticas y rechazo a las que se destacan o hacen algo diferente. Los síntomas de la baja autoestima los apreciamos en las mujeres que se dejan maltratar. Una forma solapada de maltrato es hacerla sentir culpable. La baja autoestima enferma, provoca depresión, irritación, timidez excesiva, miedos y hasta enfermedades psicosomáticas. Si bien en los hombres podemos apreciar estos comportamientos, en el caso de la mujer es una situación crónica. En la época actual hemos cambiado los síntomas pero mantenemos la enfermedad. Muchas mujeres han hecho del espejo su peor enemigo, amarradas a modelos imposibles de imitar. Es triste saber que muchas viven despreciándose porque no tiene una determinada forma de nariz, boca, senos, nalgas, abdomen, etc. Saben que esas fotos de mujeres maravillosas son irreales, son un producto comercial, retocado para despertar admiración y envidia y de paso promocionar millones de productos de belleza, en su mayoría absolutamente ineficaces. Olvidan que”, cuando esas personas “maravillosas deben presentarse en vivo en un espectáculo se preparan con días y hasta meses de anticipación, asesoradas y atendidas por expertos. El tema de la apariencia física se ha convertido en una obsesión que enferma a la mujer actual. Pocos hombres han caído en esto pero, gracias a la maquinaria insaciable de los cirujanos y los costosos tratamientos, algunos se van incorporando. SÍNTOMAS DE BAJA AUTOESTIMA: -miedo exagerado a equivocarse -no aceptar críticas, guardar resentimiento con quienes las hacen -constante deseo de complacer y agradar -exagerar la magnitud de los errores -hostilidad e irritabilidad muy frecuente -Compensación con actitudes de soberbia y autoritarismo, creando una nube de humo para ocultar la baja imagen de sí mismo. ¿CÓMO PODEMOS SUPERAR ESTO? -Mira a tu alrededor y verás que nadie es perfecto, aunque algunos actúan como si lo fueran. Asume tus errores como una forma de aprendizaje. - Ahora que sabes que nadie es perfecto, no te dejes paralizar porque tú no lo eres. En lugar de hacer un inventario de lo que no eres, piensa en las características positivas que tienes. - Fíjate metas. Cambia lo que debas cambiar para alcanzarlas. - Explora actividades nuevas y nuevos amigos (muchas veces los que tenemos disimulan su baja autoestima destruyendo la nuestra). -Siéntete orgullosa de ser quien eres. Eres única e irrepetible. Cuando te mires al espejo piensa que eres valiosa. En la mayoría de los casos un buen nivel de autoestima trae como consecuencia más éxito y más amigos Pero lo más importante es que al mejorar tu autoestima te convertirás en la mejor amiga de ti misma.
Te invito a visitar:
Publicar un comentario