domingo, 5 de junio de 2011

Los roles y el sexo I

¿Quién es Andrej Pejic?
Es un modelo australiano que recorre las pasarelas internacionales ataviado con diseños creados por modistos de la categoría de  Jean Paul Gaultier. Pero esto no es lo que lo destaca más.  Andrej es un joven de 19 años poseedor de  una presencia que pueden envidiar casi todas las mujeres. Si haces clic en el título puedes ver sus fotografías.
En este mundo, históricamente marcado por el machismo, en el que las mujeres han comenzado, al fin, a pisar más fuerte, debemos considerar ahora otras barreras que están siendo derribadas progresivamente. Ya no dan risa los chistes ridiculizando a las mujeres que quieren salir de las cocinas, no se las tacha de lesbianas porque pretenden demostrar, y lo han hecho con creces, que tienen cerebro. Un tema que es motivo de discriminación, tanto por parte de los hombres como de las mujeres,  es la homosexualidad. Y ahí van los homosexuales desbaratando las puertas de sus closets. Les falta mucho pero no cabe duda de que han abierto camino. Han conseguido la aprobación del matrimonio gay en  algunos países y hasta la posibilidad de adopción de hijos en algunos casos, con el fin de formar un grupo familiar.  Esto por supuesto deberá pasar aun por muchas etapas y creo que les falta  un camino largo. Lo que les queda es aguantar y seguir avanzando, no hay otra.  La homofobia y la ignorancia pederán sin duda.
A esta situación se suman a diario nuevos retos.  Hoy no solo tenemos que  redefinir los roles femenino y masculino, debemos asumir la homosexualidad que día a día gana terreno en nuestra vida cotidiana.  Los que hemos llegado hasta aquí nos sentimos ubicados, o sea modernos y progresistas. Pero la dinámica de los roles no parece estabilizarse.
Se tiende a meter a todos en la clasificación de homosexuales pero, como dice por ahí un cantante, "no es lo mismo". Existen los bisexuales, que no son heterosexuales  ni homosexuales. ¿Por qué es bueno conocer esta diferencia? Porque a la hora de formar una pareja (heterosexual preferiblemente porque es más aceptada socialmente), las parejas homosexuales y heterosexuales ponen como requisito la fidelidad. En el caso de los bisexuales la situación requiere pasos previos que normalmente se saltan ocasionando daños emocionales severos a su pareja. La infidelidad daña la autoestima de cualquiera, pero cuando se da con alguien del mismo sexo hiere más a la pareja heterosexual y homosexual. Estos temas requieren madurez. Quien desea  respeto debe dar el ejemplo respetando a los demás.  O sea que las sorpresas se las dejamos a Santa Claus y punto. Se debe buscar la pareja que esté dispuesta a asumir la bisexualidad, o sea conversarlo y resolverlo antes.
Debemos agregar al transexual (el que se somete a los cambios físicos necesario para asumir el sexo que prefiere) Se dice fácil pero tengo entendido que son tratamientos graduales muy costosos y dolorosos.
Y ya que me metí en esto debo mencionar también al travesti, que se viste de mujer siendo o no homosexual.
En esto no me meto porque no lo entiendo bien. No tengo muy claro por qué alguien debe vestirse como si tuviera otro sexo si no es homosexual, salvo que lo haga como profesión. Mejor lo dejo ahí. Cualquier corrección la recibo con mucho gusto y lo publico. No es mi intención ofender ni confundir.
Recuerden que no soy experta en el tema, solo pretendo contribuir con este comentario para que nos aceptemos como somos. Esas son las bases de un mundo mejor.
Publicar un comentario